logo
My Profile

Si el Real Madrid no ficha goles va a tener un problema

Tue 22 October 2019 | 21:50

Mientras Mbappé y Lewandowski resolvían para PSG y Bayern Munich, los blancos sufrían hasta el final para ganar en Turquía, donde tiraron 27 veces.

El Real Madrid ganó al Galatasaray en Turquía y se acomoda en el Grupo A de la Champions League. Los blancos pasaron de ser últimos a ser segundos del Paris Saint-Germain, que volvió a exhibir su poder de gol en Bélgica, donde aplastó a un Brujas que venía de rescatar un punto en el Santiago Bernabéu. Pese a todo, el Madrid ganó sufriendo. Y no porque fuera incapaz de generar situaciones de gol o de jugar lejos de Thibaut Courtois. Precisamente su falta de puntería, esa que le sobraba a Cristiano Ronaldo, es la que llevó a los españoles a terminar con interrogantes su partido en Estambul.

La falta de gol del Real Madrid contra el Galatasaray fue alarmante. Cuanto más generó, más falló. De hecho, en ningún otro partido el equipo de Zidane realizó más remates que contra el cuadro turco: hubo un total de hasta 27 disparos, los mismos que frente al Brujas en la jornada pasada de la Liga de Campeones. Esta vez no lo pagó caro porque el Galatasaray no tuvo la suerte del equipo belga, que marcó dos goles tras tropiezos de Dennis y Vormer. Además, Courtois estuvo acertado las tres veces que lo buscaron los otomanos, algo que le sirvió a los capitalinos para dejar su portería a cero en un partido de la Champions League por primera vez desde noviembre de 2018 ante la Roma, con Santiago Solari como entrenador.

El Real Madrid apenas marcó un gol pese a haber rematado 13 veces a la portería del Galatasaray, récord de un equipo en un partido de esta edición de la Champions League (13 veces también tiró a puerta el RB Salzburgo contra el Genk). Es, además, el mejor registro del cuadro español en un partido a domicilio en la competición desde al menos la 2003/04.

Y esta vez el salvador no fue Karim Benzema. Tampoco Eden Hazard, que inexplicablemente acertó al larguero después de sentar a Muslera. Tampoco Rodrygo, de buen partido pero sin el acierto mostrado ante Osasuna. El gol llegó a través de un mediocampista. Lo marcó Toni Kroos, que se convirtió en el segundo jugador del Real Madrid que marca en dos competiciones diferentes esta temporada, tras Casemiro -los dos en LaLiga y Champions League-.

Y mientras el Madrid sufría por no cerrar el partido, Mbappé salía desde el banquillo en el minuto 50 para firmar en Bélgica un hat-trick y dar una asistencia en la victoria del PSG. Y al mismo tiempo, Robert Lewandowski seguía con su espectacular temporada y firmaba un doblete para que el Bayern Munich remontara en Grecia ante el Olympiakos. Precisamente dos cromos de los difíciles de conseguir, que sonaron -y seguirán sonando- para llegar al Bernabéu. Hasta que el Madrid no fiche goles, seguirá sufriendo.


source: SportMob