logo

Fichajes: Los mejores porteros jóvenes para fichar este 2020

Fri 24 April 2020 | 17:01

El mercado de promesas internacionales como futuras estrellas mundiales hizo explotar las agendas de los grandes clubes pero… ¿Qué porteros ficharías?

En las últimas semanas, debido al momento de pausa obligatoria globalizada en el mundo del fútbol y, también, como reflexión necesaria en ambientes con demasiadas interrogaciones, las valoraciones sobre cómo será el mercado de fichajes en este 2020, no dejan de mostrar un aspecto esencial, su devaluación. Es evidente que, en escenarios donde los clubes están haciendo cábalas para poder gestionar adecuadamente sus cifras, resultaría absolutamente incongruente poder poner encima de la mesa cantidades desorbitadas por la contratación de ciertos futbolistas en los próximos meses. No es razonable pedir a tus trabajadores que cedan gran parte de su porcentaje de salario o, incluso en casos extremos, tener que prescindir de ellos y, a su vez, intervenir en transferencias de enorme valor monetario. Hemos visto de todo en el fútbol, pero no parece que estos siguientes mercados de traspasos vayan a seguir la línea habitual sino que, por los estudios surgidos y la sensación real del momento, volverán a una fase anterior a la ‘bomba surrealista’ de los últimos años.

Y es ahí, donde los euros son oro y la necesidad creciente, donde deben brillar otros aspectos secundarios en lo que respecta a la planificación y estructuración de una plantilla para cada temporada. Surgirán operaciones inusuales con cesiones nunca vistas, métodos de pago variados y alternativas para hacer posible en el césped, lo que el bolsillo anuncia imposible cada vez que buscas encontrar cash. Por ello, son días de análisis, estadísticas, búsqueda e investigación. Es decir, son días de scout.

Los que estamos acostumbrados a ver fútbol internacional de cualquier índole, naturaleza o competición, podríamos poner sobre la mesa muchos futbolistas que están en situación de cambiar de club siendo jóvenes, en pleno crecimiento y sin un alto valor de traspaso conforme a la situación actual pero… ¿Y si lo que busca el club es un portero? Una de las posiciones más difícil de solventar, de encontrar un líder y de afianzar una solidez que sea el punto número uno sobre el que se cimienta el grueso de la plantilla, es el deseo de muchos clubes cada año y nunca es tarea sencilla. Dar con el portero perfecto, requiere análisis, dedicación, búsqueda, práctica y, por qué no, un extra adicional de suerte una vez todo se cierre. Pero… ¿Qué guardametas son los mejores jóvenes que podrías fichar si necesitas contratar uno este mercado de verano de 2020?

IONUT RADU (PARMA):

Probablemente sea una de mis debilidades bajo palos durante los últimos tiempos y está en el momento clave de su carrera. El portero rumano siempre fue un ejemplo de progresión infantil sin comparación en su país, pues tras destacar en Steaua y Dinamo cuando era un niño, fue contratado por el Inter de Milan con sólo 14 años. Fue ascendiendo en sus categorías inferiores y a los 19 años incluso llegó a debutar en Serie A como neroazzurri. La larga lista de jóvenes interistas siempre obliga a buscar acomodo y Radu lo encontró en el Avellino, de Serie B, donde jugó mucho antes de alcanzar por méritos propios la élite cedido en el Genoa, donde todo el año 2019 lo jugó por completo.

Un curso que lo llevó a ser estrella en la gran Rumania U21 que destacó en el Europeo como semifinalista y donde demostró ser un icono en su país. Siguió siendo intocable en Genoa, que pagó 8Mill€ para quedárselo en propiedad pero el Inter lo recompró por 12Mill€ para volver a cederlo. Una operación extraña que, aunque permitió a Radu seguir jugando, dejó de tener progresión cuando, en el mercado invernal, decidió aceptar una propuesta del Parma. No ha jugado nada desde que llegó al Ennio Tardini (el titular es Sepe) y parece que volverá al Meazza este verano. ¿Quizás para quedarse? Rápido, ágil, líder y muy poderoso en acciones de uno contra uno o de reflejos en la misma línea de gol, debe dar el paso definitivo.

Sin embargo, todo cambió ese verano de 2019. Jugó el Europeo de su categoría como guardameta inglés y, tras curtirse en los bajos fondos, el Bournemouth le ofreció, por fin, la alternativa (tras la veteranía de un Boruc que ya no podía ser el número uno y la marcha de Begovic). Esa confianza se tradujo en que, a día de hoy, sólo se ha perdido un partido en todo el curso, es el que más ha jugado en su equipo y hasta dio una asistencia de gol en un equipo que sufre en la clasificación y que anhela cada intervención de su portero. Reflejos, concentración y solvencia a base de carácter que, casi seguro, y ya con 22 años, darán un salto a un club mayor en breve.

ALBAN LAFONT (NANTES):

Como uno de los grandes semilleros de la actualidad en el planeta fútbol, resulta imposible que una lista de jóvenes a destacar, no tenga integrantes galos y aunque sea bajo palos, allí hay hueco para uno de los referentes actuales, Alban Lafont. Hay alguna interrogación respecto a cómo ha elegido sus primeros años de carrera profesional porque tras llegar al Toulouse con 14 años y rápidamente ser colocado como referente para el futuro de Les Bleus al jugar en cada categoría como portero titular, ha tenido que sufrir el golpe real de la competitividad en la élite. Y es que Lafont pasó en poco más de un año, de ser un chico que entraba por vez primera a una escuela, a estar ya jugando en Ligue 1 con el Toulouse a los 16 años y 310 días, superando el récord anterior de Mickael Landreau y siendo, por tanto, el arquero más joven que nunca haya jugado en Francia.

Este gigante (mide 1,93) de origen burkibé golpeó la puerta con todo, fue reconocido como mejor U -20 del mundo por La Gazzetta dello Sport y competía directamente con el más mediático (el milanista Gianluigi Donnarumma), por lo que su salto era evidente y, tras tres años foguéndose con todo, llegó precisamente hacia Italia, a un equipo irregular y díscolo, la Fiorentina (que había vendido a Tatarusanu al Nantes). De viola, la temporada, repleta de altibajos, no premió toda la continuidad que tuvo, por lo que dio un paso de regreso a casa y volvió a Francia para jugar, precisamente, en el Nantes supliendo al veterano Tatarusanu, que se marchaba. Hasta el parón del fútbol este curso, sus movimientos, paradas, colocación y crecimiento, estaban siendo nuevamente lo más destacado en un equipo de media tabla gala. Está cedido y regresará a la Fiorentina en semanas pero su futuro está en el aire.

BARTLOMIEJ DRAGOWSKI (FIORENTINA):

Y es que en esa terna de porteros que intercambian clubes, el que provocó que todo temblara bajo palos en Florencia, fue Dragowski. El meta polaco, de 22 años, nació en Białystok, cuna de uno de los clubes modestos que más ha crecido estos últimos años en el fútbol polaco, el Jagiellonia Białystok, con el que debutó en la élite a los 16 años en un enorme ejercicio de precocidad. Y en un país que siempre ha generado grandes guardametas, las expectativas se fueron multiplicando curso a curso (en su primera campaña fue Mejor Portero, Mejor Descubrimiento del Año y Tercer Mejor del Capeonato), al tiempo que brillaba en las inferiores de su selección.  

En el verano de 2016 firmó por la Fiorentina pero su juventud y un nuevo escenario le cerraron las puertas. Una lesión grave de rodilla, lo frenó aun más. Cuando un joven más necesita jugar, Dragowski estaba dejando pasar ese momento, pero surgió una opción de cesión al Empoli, recién ascendido a Serie A, y fue su particular luz, pues logró establecer un record liguero (17 paradas sin encajar, ante el Atalanta). Regresó a Florencia y se hizo intocable. Robusto, firme, serio, un poco exagerado en su potente carácter y un guardameta con tintes de otra época pero con una convicción que asombra.

WUILKER FARIÑEZ (MILLONARIOS):

La irrupción de un futbolista joven en Sudamérica, no es noticiable pero si ese país origen es Venezuela, no es tan habitual toparse con una sensación tan positiva a esas edades y menos aun si se trata de un portero. Fariñez es uno de esos emergentes adolescentes que surgen contra naturaleza y que generan una expectativa altísima que, además, con sus paradas, reflejos, agilidad y salvadas increíbles, se encargó de maximizar paso a paso pero, sobre todo, a raíz de la buena participación de venezolana en el Mundial Sub 20 de 2007, donde la vinotinto fue revelación gracias, entre otras cosas, a sus acciones. Desde ahí, el foco no le ha abandonado.

En sus primeros pasos como futbolista, en las escuelas de Nueva Esparta y Family Club, llegó a jugar algunas veces como delantero, algo que premió su facilidad de iniciar el juego con los pies, donde se adivina una calma que otros no poseen. Caracas FC lo contrató a los 14 años, ya se centraría únicamente en ser guardameta y, a los 16 años, debutó profesionalmente, convirtiéndose en el más joven en conseguirlo en el club de la capital venezolana. Durante cuatro temporadas, no sólo progresó jugando Libertadores o avanzando en su Selección hasta ser titular con la absoluta, sino que su radar fue encontrado por grandes clubes. Cuando se hablaba de un salto hacia Europa, sorprendió al elegir un paso mucho más corto, el de Millonarios de Bogotá, donde se coronó campeón cafetero en 2018. Y allí sigue, en El Campín, donde saben que tarde o temprano, su venta va a dejar registros quizás nunca antes vistos en la Liga Colombiana. Para quien escribe, el mejor portero sudamericano a corto plazo (si elige bien destino).


source: SportMob

DISCLAIMER! Sportmob does not claim ownership of any of the pictures posted on this website. Again, we do not host pictures or videos ourselves. Our authors merely link to the rightful owner. Lastly, Sportmob have carefully considered and reviewed all of its content. Despite that, it is possible that some information might be out-dated or incomplete.