logo

Covid 19: Se duplican casos de depresión entre futbolistas por el confinamiento

Wed 22 April 2020 | 8:10

El 13% de futbolistas masculinos y el 22% de futbolistas femeninas, padece ahora mismo depresión y ansiedad.

El Covid-19 llegó a nuestras vidas y, casi sin tiempo para digerirlo, todo se volvió gris, dudoso y alterable. Lo cotidiano que tantas veces infravaloramos y que vinculamos al aburrimiento, se convirtió, de repente, en lo más deseable porque, como alguien dijo: “No sabíamos que éramos felices”. Aunque en etapas de crisis como la actual, tendemos a centrar nuestros problemas a nivel individual y buscar soluciones que mitiguen esa ansiedad, la realidad es que, sea cual sea nuestro rango social o capacidad de interiorizar nuevos escenarios, todos acabamos por estar afectados. Sí, es cierto que en nuestros juicios previos, podemos pensar que hay ciertos perfiles sociales que no se verían afectados o que no tendrían que pasar por ciertas exigencias emocionales del momento, pero no siempre es así. El fútbol, que se ha frenado en seco, no ha podido regatear los efectos del Covid-19 que, más allá del césped, las economías o los calendarios alocados buscando el regreso, dejará un sendero de depresión en muchos futbolistas.

Y es que, según el sindicato mundial de jugadores, Fifpro, el  número de futbolistas que informaron síntomas de depresión se ha duplicado desde que el fútbol decidió parar por completo su actividad en el mes de marzo. La realidad es que, a día de hoy, no existe una planificación realmente concreta sobre cómo se reactivará todos los torneos y eso, conforme a este estudio, ha generado además una preocupación añadida sobre el impacto a largo plazo que el coronavirus puede tener en la comunidad futbolística mundial.

Tras consultar a 1602 futbolistas profesionales (entre el 22 de marzo y el 14 de abril), el estudio Fifpro descubrió que el 22% de 468 futbolistas femeninas  y el 13% de 1.134 jugadores masculinos, mostraron graves síntomas relacionados con la depresión, que sería diagnosticada en todos estos casos en condiciones normales de control sanitario y psicológico. No son patologías cercanas a esos sentimientos depresivos, sino realidades. Además, en 18% de las mujeres futbolistas y el 16% de los hombres futbolistas, evidenciaron marcadores de ansiedad notable, con síntomas generalizados de descontrol.

No te pierdas a Mou, CR7 y Neymar, The Making Of, en exclusiva por DAZN. ¡Suscríbete ahora, tienes un mes de prueba gratis!

Lo que sí es una realidad, es que ha crecido considerablemente el número de futbolistas que se preocupan por los problemas que puede generarles en el futuro este parón, ya sea por asuntos de contratos, como de su propia continuidad en el máximo nivel pues, recordamos, no todos los futbolistas son absolutamente adinerados y manejan cifras poderosas para sostenerse en cualquier escenario. En un contexto como el actual, ese porcentaje de preocupaciones creció muchísimo y, por tanto, las probabilidades de reportar síntomas de depresión o ansiedad, se han disparado como nunca. No es un dato menos, por cierto, que la investigación científica generalmente encuentra que las mujeres reportan depresión y ansiedad en mayor número que los hombres. A ellas, la crisis las golpea más fuerte por la falta de solidez en su gremio. Por ejemplo, en México, ya es una realidad que las futbolistas saben que, si no se logra regresar cuanto antes a la actividad, tendrán que retirarse por falta de ingresos porque no hay ayudas al efceto. Y es que el aumento de estos síntomas está al alza, pues en el mes de diciembre y enero, cuando el Covid no era una realidad del fútbol mundial, esos datos de porcentajes eran menos del doble que los actuales.

Aún así, ese interrogante financiero no es la única explicación a estos síntomas depresivos multiplicados entre los futbolistas, pues hay que entender el momento que atraviesan algunos de ellos a nivel familiar, porque la mayoría de encuestados tiene entre 23 y 26 años, vive en un país que no es el suyo, están absolutamente solos (no todos los futbolistas lo están pasando con su pareja, si tienen y si dio la casualidad que decidieron pasarlo juntos) y conscientes de las dificultades que, en sus países de origen, están teniendo que afrontar sus familias. Algunos casos más graves, incluso, hablan de pérdida de algún familiar en este doloroso proceso de confinamiento sin posibilidad de ayudar ni visitar a los suyos.

"En el fútbol, ​​de repente, hombres y mujeres jóvenes, tienen que hacer frente al aislamiento social, la suspensión de su vida laboral y las dudas sobre su futuro. Son futbolistas, no psicólogos. Algunos pueden no estar bien equipados para enfrentarse a estos cambios y los alentamos a buscar ayuda de una persona en la que confíen o de un profesional de la salud mental", dijo el director médico de Fifpro, el Dr. Vincent Gouttebarge, que aclaró que, en la encuesta, el 75% aseguró que sí tenía acceso a recursos y apoyo suficientes para su salud mental.

El estudio no sugiere que las preocupaciones de sus miembros sean más graves que las de las personas en otras áreas, pues atravesamos momentos delicados en todos los perfiles laborales, peor sí pone de manifiesto la necesidad de gestionar con celeridad y acierto el regreso de la actividad: "Estos hallazgos subrayan la importancia de que las partes interesadas en el fútbol trabajen juntas durante estos tiempos inciertos al hacer acuerdos colectivos que mantengan la estabilidad social y alivien la presión para todos los empleados de la industria, incluidos los jugadores", dijo el secretario general de Fifpro, Jonas Baer Hoffmann.

Esta semana, por ejemplo, hemos conocido diferentes reacciones de futbolistas ante un contexto de inseguridad como el actual. Unos, prefieren intentar regresar cuanto antes a la dinámica de trabajo, como los futbolistas de la Real Sociedad que lo intentaron ya hace más de una semana y que no entendían “por qué no podemos salir a correr en nuestro centro específico” y, al mismo tiempo, otros, son mucho más cautelosos. Por ejemplo, Fali, delantero del Cádiz, aseguraba este lunes que “estamos locos si pretendemos jugar al fútbol porque nos estamos exponiendo a mucho riesgo” e incluso apuntaba que no entrenará mientras haya riesgo mínimo e incluso tomando acciones más drásticas: “Si tengo que dejar el fútbol, lo haré. Si me tengo que ir a mi casa a trabajar a mi bar, me voy con la cabeza alta, la cabeza tranquila y más contento que nadie”, destacaba contundente.

Además, aclaró que estos datos son únicamente con finalidad de análisis sobre la seguridad de los futbolistas y de cómo podrían reducirse la cantidad de factores estresantes que pueden contribuir a la depresión y la ansiedad, pues no pretende usar los resultados de la encuesta como argumento para acelerar el regreso de los torneos futbolísticos en todo el mundo.


source: SportMob

DISCLAIMER! Sportmob does not claim ownership of any of the pictures posted on this website. Again, we do not host pictures or videos ourselves. Our authors merely link to the rightful owner. Lastly, Sportmob have carefully considered and reviewed all of its content. Despite that, it is possible that some information might be out-dated or incomplete.