sportmob

Los 10 mejores futbolistas de Oliver y Benji y SuperCampeones

La serie que marcó tu infancia generó protagonistas que no podemos olvidar y que te recordamos al detalle para que elijas tu preferido.
Los 10 mejores futbolistas de Oliver y Benji y SuperCampeones
Los 10 mejores futbolistas de Oliver y Benji y SuperCampeones
Los 10 mejores futbolistas de Oliver y Benji y SuperCampeones
Los 10 mejores futbolistas de Oliver y Benji y SuperCampeones
Los 10 mejores futbolistas de Oliver y Benji y SuperCampeones
Los 10 mejores futbolistas de Oliver y Benji y SuperCampeones
Los 10 mejores futbolistas de Oliver y Benji y SuperCampeones
Los 10 mejores futbolistas de Oliver y Benji y SuperCampeones
Los 10 mejores futbolistas de Oliver y Benji y SuperCampeones
Los 10 mejores futbolistas de Oliver y Benji y SuperCampeones
Los 10 mejores futbolistas de Oliver y Benji y SuperCampeones
Los 10 mejores futbolistas de Oliver y Benji y SuperCampeones
Los 10 mejores futbolistas de Oliver y Benji y SuperCampeones

Era un Clásico de la infancia para todos los niños que me rodeaban día a día en la escuela. Era un Clásico de los fines de semana que servía para motivarme minutos antes de que, quien escribe, fuera quien saltara al campo (recuerdo disfrutarlo en las tardes sabatinas de Telecinco primero y en los veranos mañaneros de Antena 3 después). Era un Clásico que utilizábamos como primera excusa. Si, como intento de explicación de un ruido, un abrupto movimiento interior que estimula la ilusión, la de todo aquél que soñara alguna vez con vestirse de corto y saltar al césped bien equipado. Pero no vestían con los colores más famosos del planeta, no eran entrenados por entrenadores referencia (como mucho un borrachín que decía haber sido estrella de la canarinha) y apenas se contentaban con un grupo reducido de (voluntariosos y enamoradizos) animadores. Sin embargo, siendo apenas adolescentes, eran capaces de dejar en minucias a las máximas estrellas del panorama futbolístico pues ellos, a diferencia del resto, eran artificialmente únicos.

El balón tomaba singulares direcciones, transformaba su tamaño y hasta desaparecía. Los chicos eran capaces de lanzar a portería tras segundos de maniobras previas sin oposición (¡Quién es el osado que no recuerda la ‘Catapulta Infernal’!), se escuchaban todo tipo de pensamientos constructivos entre acciones (desde reglamentación a recuerdos de sacrificios pasados) y, desde luego, todos reunían un inestimable coraje y devoción por la heroicidad (desde los chicos que entrenaban en la nieve hasta el capitán debilitado por su dañino corazón). Recorrían kilómetros para llegar al área rival, eran ninguneados cuando el guionista decidiera ridiculizarles ante un nuevo ídolo pero siempre, absolutamente siempre, acababa ganando el alumno aventajado.

Oliver y Benji, Campeones o Captain Tsubasa (la versión japonesa y más espectacular), fue, es y será, la culpable del amor a la pelota de muchos chicos de mi generación (los que ahora tocan ya la treintena). La mejor generación de nipones (y no nipones) de la historia del fútbol, sigue esperando su desenlace aunque este, sea cual sea, jamás romperá un recuerdo, el que les convierte en culpables de una devoción eterna a la pelota…

1: Oliver Atom

El número uno no puede ignorarse porque Oliver es la serie. Recreado en la figura real del mítico Kazu Miura, resulta increíble que un chico de una ciudad japonesa cualquiera, que es obligado a cambiar de residencia habitualmente por el trabajo de su padre y cuya madre intenta protegerlo de cualquier amenaza, acabe siendo la excusa perfecta para que millones de niños quedaran encandilados del personaje. Su mejor amigo era el balón y con la fuerza de poder ser un gran futbolista, supera cualquier obstáculo. Disparos increíbles, goles asombrosos y malabarismos impresionantes, forman parte de su espectacular galería de aptitudes en el césped pero, sobre todo, su amor a la pelota reconduce cualquier dificultad en la vida. Un personaje único en la historia de la televisión que, por cierto, en las versiones más avanzadas, acaba jugando en el Sao Paulo primero y en el Barcelona posteriormente.

2: Benji Price

Toda la bondad, simpatía y cariño que trasmite el protagonista principal de la serie, queda aún más agrandada por la figura de su inmediato perseguidor a lo largo de cada capítulo. Desde el día uno, Oliver encuentra un enemigo que, tras batirse en diferentes duelos, acaba siendo un amigo cercano, aunque más por el orgullo y respeto que se tienen como rivales futbolísticos debido a su capacidad, que por la simpleza de una amistad. Benji es el primer profesional de la serie, el más adelantado, el que se ve dispuesto a competir sin temor y el que se deja ver en las filas del Hamburgo como portero importante cuando aun ni tan siquiera el resto avanza a tan alta velocidad hacia la élite. El personaje de Benji representa la lucha, la perseverancia y el orden para alcanzar tus metas más allá de pensar en distracciones o mostrar debilidad.

3: Tom Baker

Personalmente, diré que era uno de los personajes que a todos le caía bien. Un chico talentoso, tímido y cuya vida fue nómada porque su padre, artista, decidía cambiar de aires con asiduidad. Era tan habilidoso con la pelota que hacía amigos gracias a ella y así conoció a Oliver, su amigo inseparable desde ese instante. Una amistad real, de apoyo y de ánimo mutuo que acaba por ser clave para alcanzar grandes metas profesionales y para tener una estima que supera a cualquier otra en la serie. Tom es el amigo que todos querrían tener de niño y que siempre perdurará en el tiempo. Llegó a jugar en el PSG durante la serie, aunque tuvo una grave lesión y regresó poco después a Japón.

4: Mark Lenders

¿Se puede ser protagonista de una serie sin tener un enemigo que te obligue a sacar tu lado más competitivo, furioso y hasta tenaz? No, desde luego y, por eso, Oliver necesitaba un Mark. Lenders era la antítesis. La potencia, la fuerza, la consistencia y el carácter imperturbable para conseguir sus metas a cualquier precio, incluso llevándose amistades, respetos o bondades por el camino. Capaz de entrenar en la playa en solitario para mejorar sus habilidades y sólo fiándose de la presencia de un entrenador que no se separa de la botella de vino durante toda la serie, Mark es el chico de vida humilde y familia muy necesitada, que hará cualquier cosa para llegar a la élite y que todos los suyos recuperen la dignidad que una vida complicada, en algún momento, les robó. Este delantero, goleador implacable y rival de Oliver incluso cuando jugaban juntos en la selección… acaba teniendo su momento estelar llegando a jugar en la Juventus.

5: Ed Warner

Una de las peculiaridades de la serie es que, contrario a lo que sucede muchas veces en el fútbol real, sí da protagonismo máximo a la figura de los porteros y son muchos clubes o selecciones los que, en el anime, logran tener relevancia gracias a la habilidad de su guardameta. El mejor exponente de ello es Ed Warner. Un tipo de personalidad fuerte que destacaba por sus tremendas paradas pero, claro, no sólido o seguro, sino malabarista y saltarín. Como si del mejor artista de circo se tratara, jamás paraba o blocaba un disparo solo con una acción notable de seguridad, sino que empezaba a colgarse, rebotar o impulsarse con los postes o el mismísimo larguero, para alcanzar aquellos disparos increíbles que ametrallaban su portería. Un genio bajo palos. Un espectáculo ‘karateca’ adaptado al fútbol que llegó a quitarle la titularidad a Benji en la selección japonesa.

6: Phillip Callahan

La serie era capaz de dar contexto en forma de historias de superación, a cada uno de los rivales importantes que Oliver se iba encontrando en su camino hacia cada torneo. Y, de todas esas historias, me quedé siempre con la de Callahan. Era la estrella del Flynet, ese equipo que vestía de color morado-rosa (extraño para la vida real) y cuyos integrantes disputaban sus partidos con una cinta en el pelo (parecían ninjas) y que mostraban una capacidad natural como grupo-piña, que no representó nadie más en la serie. ¿Por qué? Aquella amistad se debía a su procedencia, pues eran el equipo de una ciudad montañosa que les exigía entrenar durante todo el año en condiciones adversas, duras y sólo capaces de combatirla con cariño colectivo. Por eso, Phillip era un súper-capitán que acabó por imponer su solidaridad con Oliver, al que evita una grave lesión durante su partido.

7: Julian Ross

En cada serie se busca un protagonista que recuerde la dificultad física que requiere el fútbol en su máximo estado de competitividad. Y ese papel fue, descaradamente, y casi diría que trágicamente, para Julian Rosso. Futbolista repleto de técnica, talento y que se encargan de ensalzar hasta el punto de llegar a admitir que es el más capacitado de toda la serie, que lo coloca como el fenómeno japonés. Su equipo era el Mambo FC y arriesgaba su vida constantemente en cada partido porque padecía una enfermedad cardiaca que lo afecta desde muy joven. Una lucha contra sí mismo tras saltarse cada uno de los consejos de los doctores, hasta que se cruza con Oliver, que lo apreciaba al tiempo que sentía lástima. Acaba siendo operado, puede ampliar sus minutos en el terreno de juego y acaba jugando de líbero (central y sin excesivos esfuerzos) en la selección nipona.

8: Gemelos Derrick

¿Qué excusa inventarse para que aparezcan dos personajes exactamente idénticos que puedan hacer una jugada famosa actuando juntos? Sí, crear unos gemelos inseparables. No hay ningún momento de la serie en el que los Derrick, aparezcan en planos separados. Siempre los dos unidos. Desde ir pasándose la pelota entre las vías el tren con metros de distancia pero con la pelota rozando el suelo sin errar nunca, hasta generar la jugada más famosa de la serie, ‘La Catapulta Infernal’. Una combinación de arte, surrealismo y fantasía, que acababa en gol siempre… pero que exigía una depurada habilidad técnica y agilidad notable, que a veces les hería y lesionaba de gravedad. Quizás, la demostración más drástica de que, en el fondo, todo esto era una serie de dibujos animados.

9: Dany Mellow

El mejor amigo de Mark (si es que eso era posible), el único que es capaz de mostrarle la cara más pacífica y de respeto que merecen todos los rivales y compañeros, así como su mejor escudero cuando las situaciones se complican durante los partidos. Es imposible que Danny te cayera mal, porque en la serie es un tipo simpático, honrado y que juega de lujo sin querer protagonismo. Es capaz hasta de ganar muchos partidos con su equipo cuando Mark decide que sólo jugará ante rivales potentes (sí, así era). Era el más pequeño, en edad, de la serie, por lo que al inicio se muestra como es más frágil, pequeño y aparentemente débil que el resto, pero es capaz de superar es abarrera para ser un jugador diferencial. Todas sus acciones son pases y regates, siempre asociándose y aportando al colectivo. Un Iniesta japonés.

10: Paul Diamond

No me preguntéis por qué… pero era mi personaje favorito de la serie. Ese típico futbolista que, tras los protagonistas principales, es el que siempre cumplía, el que era la estrella antes de que Oliver llegara al equipo clave (New Team) y el que jamás ponía una crítica en toda la serie… Tenía un disparo de aquellos famosos que sólo disponían los que eran importantes en la recreación de cada momento, aunque era tan curioso, que su nombre era ‘El Tiro de la Navaja’. Era el mejor futbolista de los ‘secundarios’ (Bruce, Ted, Johnny, Jack…) y aparece con cierta asiduidad incluso cuando juegan en la selección de Japón, donde sí era titular. Sí, chicos… este era el ídolo de mi serie favorita y el que me estimulaba cuando yo, después de ver los capítulos, tenía que irme a jugar mi partido de cada semana con mi equipo (porque recuerdo que así era).

'Bola Extra': Juan Díaz y los futbolistas internacionales

He dejado el ‘10’ reservado al mítico Dios del fútbol. Y es que la serie, como bien sabemos, ambientada durante los años 90, recreó algunos futbolistas bajo nombres y apariencias parecidas a los de la vida real. Y, cuando apareció Argentina, nadie dudó que ese tal Juan Díaz se tratata de Diego Armando Maradona. Jugaba en el Argentino Juniors (está claro, ¿no?) y por su estética, look, personalidad y hasta habilidad, fue un ‘regalo’ jugoso que nos dejó el creador de la serie. No tuvo mucha trascendencia en la misma, pero su sola presencia encantó a los ‘maradonianos’ del planeta.

Además, teníamos al delantero goleador Karl Heinz Schneider (Alemania), al apuesto y caballeroso talento Pierre Le Blanc (Francia), al portero Gino Fernández, un paralo-todo con sobriedad (Italia), Bryand Cruyfford, un creativo sin igual que, evidentemente era la manera de recordar a Johan Cruyff (Holanda), Ramón Victorino, apodado 'La Pantera' (Uruguay) o Carlos Santana, que representaba al Oliver de Brasil pues también había sido entrenado por Roberto Sedinho y gozaba del mismo talento y capacidad que el nipón, al que se enfrentará posteriormente en la Liga Brasileña con el avanzar de la serie.

* Recuerdo que la serie Oliver y Benji tuvo diferentes nombres a lo largo de toda su historia o incluso conforme al país donde se emitió. Otros nombres fueron Campeones o Súper-Campeones, e incluso Captain Tsubasa, el nombre original del manga sobre el que se realizó esta serie de anime. Todo ello lleva a que, por ejemplo, haya nombres de los propios futbolistas de la serie, que no son iguales en cada una de esas versiones, pero que simbolizan al mismo protagonista.

Source: SportMob