logo
My Profile

Cuando Frenkie encontró a Leo

Sat 19 October 2019 | 14:30

Un pase del holandés al rosarino permite anotar el 0 a 2 y constatar que la relación futbolística entre ambos no deja de crecer.

“Admiro a Leo Messi desde pequeño" decía Frenkie De Jong no hace demasiado. El holandés solo tenía seis años cuando el rosarino debutó con el cuadro azulgrana y no tardó en enamorarse de su juego. Quince años más tarde se ha convertido en uno de los fichajes estrella de un Barcelona convencido en darle al holandés el timón del equipo, sin un claro director de orquesta tras las salidas de Xavi Hernàndez en 2015 y de Andrés Iniesta en 2018. Siempre sonriente, el ex del Ajax celebró que "ahora mi ídolo será mi compañero" el día de su presentación.

Lamentablemente el delantero se perdió los primeros partidos de la temporada por culpa de una lesión de la que posteriormente recayó y De Jong ha tenido que esperar para coincidir con Messi en el terreno de juego. "Es muy divertido entrenar con él" señaló recientemente en la televisión holandesa para destacar que "estar en el campo con Messi es especial porque a veces hace unas cosas..." Se trata de dos jugadores muy especiales y los dos lo saben. Sus primeros días en azulgrana los pasó el holandés sin separarse de Sergio Busquets, aprendiendo el método.

Con Messi ya de vuelta, se le ha visto cercano al rosarino en los entrenamientos y la conexión no deja de reforzarse en cada partido que pasa. Ante el Eibar, Messi fue el jugador al que De Jong buscó con más insistencia durante los primeros cuarenta y cinco minutos y de un pase suyo nació la acción con la que el rosarino marcaría el 0 a 2 en Ipurúa tras recibir el balón y combinar con Luis Suárez y Antoine Griezmann. En total, De Jong le tiró a Messi ocho pases, por diez a Luis Suárez. Más allá del nacimiento de este interesante vínculo, cabe decir que el holandés lo hace todo y lo hace todo bien.

Sabe leer el juego mejor que nadie, defiende y ataca por igual, siempre es el que acaba los partidos con más kilómetros realizados y, según desveló As la pasada semana, es también el jugador que mejor y más rápidamente se recupera del desgaste. Además, ante el Eibar intervino en 60 ocasiones para dar 50 pases. Es decir, en 9 de cada 10 balones que cede lo hace al primer toque, alcanzando un soberbio 90% de precisión. Hasta ha relegado a un intocable como Ivan Rakitic al rol de suplente y es de los pocos que gozan con el apoyo unánime de una afición tan dada al debate como la barcelonista. La era De Jong ya ha empezado. Que coincida con la era Messi es algo que solo puede dar buenos resultados.


source: SportMob