logo
My Profile

Dembélé, cerebro de 'mosquito'

Mon 07 October 2019 | 10:50

El francés echa por tierra su resurgir tras perder los papeles ante la enésima astracanada de Mateu Lahoz y ahora hasta peligra el Clásico para él.

No vamos a descubrir hoy quién es Antonio Mateu Lahoz y cómo le preocupa menos una patada a destiempo que una protesta, por respetuosa que sea. Le conoce todo el mundo a estas alturas. Menos Ousmane Dembélé, que da muestras de acabar de aterrizar en este planeta cada vez que es noticia. El francés cuajó ante el Sevilla un buen partido, marcó su primer gol de la temporada tras una buena jugada individual y se le vio restablecido para con el resto de sus compañeros. Hasta había dejado a su amigo Antoine Griezmann en el banquillo en un partido tan trascendente como e incluso iba a acabar el partido. Pero se le cruzaron los cables.

Porque no se puede perder los papeles de esta forma por una decisión del árbitro por injusta que sea -que lo era- en el minuto 88 y con el Clásico a la vuelta de la esquina. Según el acta que el colegiado firmó al final del choque se confirma lo que antes ya habían mostrado las cámaras de televisión, que el francés acudió raudo al colegiado para soltarle que "muy malo, eres muy malo". Más que suficiente para que un árbitro con el gatillo de las tarjetas rojas ligero le mostrara la temida cartulina.

Se da la circunstancia que el reglamento sanciona esta clase de injerencias con sanciones de 2 partidos si nos fijamos en la jurisprudencia que sentó Gabriel Pires al decirle exactamente lo mismo a Iglesias Villanueva la temporada pasada por lo que el recurso que interpondrá el Barcelona no servirá de nada en cuanto al francés por mucho que logre levantarle la suspensión a Ronald Araujo, cuyo robo de balón a Javier Chicharito Hernández provocó que Mateu Lahoz viera una falta que, al ser el último hombre, acarreaba expulsión además del estallido de Dembélé. La sanción al francés se mantendrá por bocazas.

Es cierto que la reacción de Dembélé puede interpretarse de forma positiva porque demuestra que un jugador acusado de falta de compromiso y actitud estaba muy enchufado, quizá demasiado, en el partido que podía suponer un punto de inflexión particular. Lo que no es aceptable es tan poca visión medioplacista, pues la visita del Real Madrid, que sigue por delante del Barcelona en la tabla clasificatoria, está al caer. De alguna forma, Dembélé demostró que el sobrenombre de 'mosquito' encaja perfectamente con él, no solo por tener un juego que resulta un incordio constante para cualquier defensa, también por su nula capacidad para pensar en las consecuencias de sus actos. Otra vez será el equipo quien pague por su poca visión.


source: SportMob