logo
My Profile

Hasta el Camp Nou peligra como refugio del Barcelona

Tue 24 September 2019 | 20:49

El Barcelona se muestra incapaz de generar peligro a través del juego también en casa pero esta vez logra ganar ante un Villarreal mejor.

Sigue acongojado el Barcelona. Tampoco en el Camp Nou logró mejorar el (mal) juego en el tramo inicial de la temporada y si bien logró ganar volvió a mostrarse incapaz de dejar la propia portería a cero. De nuevo, las mejores ocasiones fueron para un Villarreal que se plantó en Barcelona con la intención de echar sal a la herida del cuadro azulgrana, que hizo suficiente con dos jugadas aisladas para asegurar los tres puntos y mantener la inexpugnabilidad del Camp Nou en el 62º aniversario desde su inauguración, convertido en un refugio para un equipo incapaz de ganar lejos de casa.

Porque el cuadro azulgrana sigue negado a la hora de generar peligro. Y, con Frenkie De Jong en el banquillo pensando en la inminente visita al Getafe y en la del Inter dentro de una semana, la cosa no hizo más que empeorar. De nuevo estirado, sin más ideas que darle el balón a un Leo Messi que regresó al once titular cuatro meses después para ser sustituido al descanso a raíz de unas molestias musculares en el muslo izquierdo, el Barcelona vivió de un córner que sirvió el rosarino para que Antoine Griezmann marcara, de cabeza, su primer gol en azulgrana y de un cañonazo desde lejos de Arthur Melo.

Pero ni un solo remate a puerta fueron capaces de generar los hombres de Ernesto Valverde a partir del juego hasta el tramo final del partido. Lo poco, poquísimo, que generó el equipo catalán fueron fogonazos aislados. Mientras, el Villarreal se crecía y Santi Cazorla encontraba el 2 a 1, a la postre definitivo, gracias a un chirlazo parecido al de Arthur pero poco a poco fue exhibiendo atrevimiento hasta el punto de obligar a lucirse a Marc-André Ter Stegen en una combinación entre Samuel Chukwueze y el propio Cazorla que el asturiano falló ante el alemán a boca de cañón. Por lo menos la entrada de Ousmane Dembélé -que reemplazó a Messi en el descanso- le dio cierta electricidad al ataque barcelonista, que en todo caso seguía sin concretar el paupérrimo juego ofrecido.

Lo mejor es que al Barcelona no se le escapó la victoria esta vez, aunque le fue de bien poco. Sin replegarse, sin tirar apenas a puerta, sin dominar el juego y con una condición física más que discutible, el Villarreal estuvo mejor en todos los ámbitos del juego y solo el factor campo le sirve al Barcelona para frenar la caída libre en la que se vive. Lejos de mejorar, el Barcelona está a una distancia cósmica de una versión mínimamente aceptable para un equipo que pretende ganarlo todo y al que siguen apareciéndosele los fantasmas de Anfield en cada partido lejos del Camp Nou que juega. Qué diantres, si hasta en casa sufrió esta vez y en esta involución 


source: SportMob
Noticias relacionadas