logo
My Profile

La falta de puntería castiga al Atlético de Madrid

Sat 21 September 2019 | 18:27

El Atlético lo probó todo hasta el final, pero el Celta supo mantener el empate a 0 en el Wanda Metropolitano

El Atlético de Madrid deja algunos posos tras su encuentro ante el Celta de Vigo. El equipo de Diego Pablo Simeone tenía una dura tarea por delante. Volver a marcar en un encuentro liguero, pero no ha podido batir al Celta, que a pesar del asedio rojiblanco en la segunda parte, supo hacer valer el empate a 0 inicial y se llevó un valioso punto del Wanda Metropolitano ante un cuadro rojiblanco, flojo en algunos momentos del partido, que llegó al final dándolo todo hasta el final, sin acierto de cara a portería. 

Con algunos cambios en el 11 inicial, el cuadro de la capital de España introdujo el debut de dos de los grandes fichajes de la temporada. Héctor Herrera, que debutó con gol en la Liga de Campeones, tenía que demostrar que puede quitarle el puesto en la titularidad a Marcos Llorente, que desde hace un tiempo está perdiendo mucho peso tanto en los partidos como en las convocatorias del 'Cholo' Simeone, que prefiere apostar por perfiles como el de Thomas Partey, otra de las ausencias más destacadas en el once del Atlético, o el del propio Herrera, que sigue cogiendo experiencia y jerarquía dentro del XI. 

Por otra parte, Felipe Monteiro, que también debutaba, empezaba a tirar de galones, e incluso demostró que es una buena apuesta para las jugadas de estrategia, cabeceando un centro que no fue gol gracias a la intervención del guardameta del Celta. Esa fue una de las dos grandes ocasiones de la primera parte rojiblanca, junto a un remate de Lodi, que se estrelló también en el portero. La apuesta colchonera era la de controlar el encuentro, pero el Celta no estaba por la labor de dejarse dominar fácilmente por el cuadro local. 

Ante ellos, el Celta de Vigo, que tenía una gran noticia, que era el regreso de Rafinha, tras una lesión que le tuvo apartado durante dos semanas de los terrenos de juego. La influencia del brasileño se nota en el cuadro de Escribá, tanto si está, como si no está. A pesar de que el Atlético iba teniendo el control en cuanto a las ocasiones, el balón era de los vigueses, guiados además por un buen Denis Suárez, que formaba la tripleta de ataque junto a Iago Aspas y Santi Mina, otro de los fichajes de esta campaña del cuadro gallego, que al final de los 45 minutos iniciales tenía más sensación de peligro. 

Sin embargo, esta sensación de peligro no se terminaba de materializar en cuanto a las ocasiones de cara a la portería defendida por Jan Oblak, lo cual es siempre un problema, ya que si por algo se caracteriza el equipo de la capital de España es por saber aprovechar los errores de los rivales, y perdonar las aproximaciones al área es uno de ese tipo de fallos que terminan por matar a los cuadros rivales.  Sin embargo, la falta de puntería mantenía la igualdad en el partido, a pesar de que el Atlético estaba pujando más para llevarse el partido, con ocasiones más claras. 

El Celta, por su parte, era un equipo atrevido, que no se dejaba intimidar ni por el adversario, ni por el estadio. Eso hacía que se acercara sin complejos al área contraria, aunque sin demasiada fortuna, algo que empezaba a ser demasiado habitual en el terreno de juego. El equipo dirigido por Simeone no dejaba de creer en su idea: pases cortos y claros. Si no se tiene claro el pase o se cree que se puede perder la posesión del balón, hacia atrás para volver a empezar la jugada. 

Esta idea es ya un clásico de los planteamientos del entrenador argentino, que apuesta por correr riesgos, pero no a tontas y locas, sino de forma coherente. En ocasiones, tambien se puede romper esa idea, para optar por las conducciones de balón, hasta conseguir conseguir ocasiones claras para poner en problemas a la defensa contraria. Otro de los aspectos que más llaman la atención de este partido son las pocas apariciones de Renan Lodi. El lateral brasileño, que normalmente suele ser una de las grandes apariciones en el ataque colchonero, estaba algo más apocado que en otros encuentros. 

A medida que avanzaban los minutos, el Celta se iba poco a poco diluyendo, como muestra de la falta de profundidad con la que contaban los olívicos, que en la segunda parte no eran capaces de reproducir la iniciativa de los primeros 45 minutos. Los primeros cambios rojiblancos (Herrera y Correa dieron paso a Vitolo y Thomas) dieron un punto extra a los de Simeone, que seguían creciendo en el tapete, y empezaron a asediar a la defensa viguesa, con mucho más trabajo en las fases intermedias de la segunda mitad. 

A la vista de los problemas que estaba teniendo su equipo con la circulación y el avance con el balón, salió Cheik para aportar contención. Mientras, Simeone dio el alta a Morata tras varias lesionadas, con la idea de ir definitivamente a por el encuentro. Dos de las notas negativas del encuentro fueron las actuaciones lejanas de ser brillantes de Herrera y Joao Felix, que se fueron sustituidos, algo desaparecidos en el choque y sin tener ocasiones para demostrar su talento dentro del juego del Atlético de Madrid. 

Precisamente, el cambio de Joao Felix dio un soplo de aire fresco a los rojiblancos. Morata entró en un buen tono, luchando todas y cada una de las acciones en las que intervenía, siendo un auténtico quebradero de cabeza para la defensa del Celta de Vigo. A pesar de los intentos colchoneros por llevarse los 3 puntos, finalmente el empate inicial no se ha movido del marcador, y de eso se aprovecha el Sevilla, que se mantiene como líder de LaLiga, mientras el Atlético suma su segundo encuentro consecutivo en Liga sin marcar un solo gol. 180 minutos sin ver puerta que empiezan a ser preocupantes para los hombres de Simeone. 


source: SportMob
Noticias relacionadas