logo

El VAR protagonista de una jornada de locos: 11 minutos perdidos, tres acciones polémicas…

Sun 08 March 2020 | 12:55

De nuevo el videoarbitraje fue protagonista de dos de los partidos de la jornada y llevó el desconcierto a la grada y a los espectadores.

El VAR sigue marcando lo que sucede en la Liga. Llegó como gran salvador de las injusticias, aplaudido por jugadores, técnicos, directivos y aficionados, pero cada jornada que pasa genera más discrepancia.

La Copa del Rey se puede ver esta temporada en DAZN. Suscríbete entrando aquí por 9,99€ al mes con el primer mes de prueba gratuito

Si hizo que los dos grandes del fútbol español se pusieran de acuerdo en jornadas anteriores denunciando no la herramienta si no su aplicación, con el paso de las jornadas se ha convertido en el gran protagonista. Se nota que con la llegada de las últimas jornadas todo se desquicia un poco más y es el recurso de una herramienta que intenta impartir justicia.

En el Atlético de Madrid-Sevilla la grada y los espectadores miraron atónitos cómo dos acciones eran revisadas por el VAR para beneficio de colchoneros e hispalenses. Un penalti sobre Joao Félix y otro sobre Ocampos provocó el desconcierto tras ver cómo se perdían/invertían casi 11 minutos para determinar qué había sucedido en sendas áreas.

Curiosamente se descontaron seis de los más de diez minutos en la primera mitad. Y en la segunda, con apenas parones, se descontaron cinco. Pero lo de la aplicación del tiempo a jugarse ya es otro cantar.

Las decisiones de Hernández Hernández no dejaron conforme ni a atléticos ni a sevillistas que no vieron penalti a Joao Félix en un área ni a Ocampos en la otra.

Pero si generó polémica el uso del VAR en el partidazo de la jornada, tampoco se quedó atrás en el choque entre Barcelona y Real Sociedad.

Una jugada mediada la segunda mitad pasó inadvertida para el colegiado del encuentro, Martínez Munuera, pero no para algunos jugadores azulgranas que tuvieron que esperar un minuto y sufrir un remate de Monreal que lamió el poste de Ter Stegen antes de poder reclamar al árbitro que se había comido una pena máxima.

Tras preguntar a la sala VOR y escuchar a Melero López, el principal decidió ir al monitor a revisar la jugada para determinar que el balón rebotado en el antebrazo de Le Normand debía ser considerado como pena máxima. Una jugada que pilló a los donostiarras por sorpresas pero tras la que se quejaban de un posible fuera de juego previo de Vidal.

Está claro que los intereses son máximos y toca afinar de cara al tramo final de temporada, aunque lo que parece claro es que los organismos pertinentes tienen mucho trabajo el próximo verano de cara a revisar el sistema de aplicación e intentar no convertir una herramienta que busca justicia en un desconcierto para todos los actores del deporte rey.


source: SportMob
Noticias relacionadas