logo

Barcelona: Crónica de un liderato inesperado

Sun 23 February 2020 | 15:59

El Real Madrid resucita al Barcelona en las horas más bajas de la temporada y le regala el liderato justo antes del regreso de la Champions League.

Ni el más osado de los aficionados del Barcelona esperaba llegar al Santiago Bernabéu con el equipo azulgrana en lo alto de la clasificación de la Liga. Los lodos del tan polémico último mes y medio se acumulan desde hace semanas sin que haya dejado de llover ni un solo día en el universo barcelonista. Pero aun así el equipo ha logrado capear los temporales y auparse hasta la primera posición de la Liga a copia de no perderse en el mar de la opinión pública, que el sábado hasta se atrevió a pedir la dimisión del presidente -pitos, pañuelos y abucheos varios mediante- para luego comprobar cómo Leo Messi está listo para la acción y, más tarde todavía, disfrutar del capote que le echó el Levante al cargarse al Real Madrid en el Ciutat de València.

Los blancos sólo han puntuado 1 punto de los últimos 6, cediendo un empate como locales ante el Celta y hasta perdiendo a domicilio del Levante. Es evidente que había pocos momentos mejores que este para ponerle el pie al cuello de su máximo rival pero los hombres de Zinedine Zidane han dejado escapar tanto el margen de cuatro puntos que tenían hace tan solo siete días como la posibilidad de herir, quien sabe si de muerte -deportiva, claro- al cuadro azulgrana y ahora recibirán al Barcelona sabiendo que una derrota en su propia casa -lo cual ha sucedido en siete ocasiones de las últimas diez visitas ligueras a un Real Madrid que solo ha arañado dos victorias y un empate en el Clásico- les puede dejar a cinco puntos de la posición que ostentaban hasta ayer por la tarde.

Es decir, la tortilla ha dado la vuelta y ahora es el Barcelona el que afronta el tramo decisivo de la temporada con la moral al máximo, más después de golear al Eibar sin ofrecer un juego especialmente destacable pero con un Messi en estado de gracia, capaz de volver a ver puerta tras trescientos noventa y ocho minutos por partida cuádrulpe para recordarle al mundo quién es el mejor de todos los tiempos. Su presencia es el mejor antídoto a las amenazas tanto institucionales como deportivas. Y hasta que no se demuestre lo contrario el Barcelona ha logrado situarse en una posición inmejorable para afrontar los partidos decisivos, los que pueden valer uno o más títulos. Porque, de nuevo, los barcelonistas vuelven a depender de si mismos. 


source: SportMob
Noticias relacionadas