logo

Bordalás da el primer golpe en el duelo de estilos contra el Ajax

Thu 20 February 2020 | 20:05

El Getafe, con una exhibición táctica, venció por 2 a 0, en el partido de ida de los dieciseisavos de final de la Europa League.

El Getafe golpea primero. En una exhibición táctica, el conjunto de Bordalás se puso por delante en la eliminatoria de dieciseisavos de final de la UEFA Europa League. Un gol de Deyverson en el tramo final del primer tiempo y, sobre todo, el golpe asestado por Kenedy en el descuento de la segunda parte, hace soñar al Getafe con una clasificación histórica en Ámsterdam. 

El equipo azulón mantuvo al Ajax donde quería en la primera parte. Pese a tener más el balón, el conjunto neerlandés no encontró las vías para dañar a los de Bordalás. Con Maksimovic y Arambarri cerrando espacios y la presión de los dos delanteros, Mata y Deyverson, al Ajax le costaba un mundo poner el balón sobre el césped. Los duelos aéreos los ganaban siempre los centrales azulones y pese a la insistencia ajaccied, el Getafe no sufría. Los de Bordalás hacían mucho daño cuando recuperaban la pelota y el equipo de Ten Hag estaba descubierto. Los avances de Cucurella por el lado izquierdo fueron continuos e inquietaron continuamente a Serginho Dest. Deyverson y Mata estuvieron especialmente finos a la hora de poner en dificultades al Ajax, con el primero siendo el protagonista del tanto azulón.

Fue en el minuto 37 cuando, gracias a la pizarra del técnico alicantino, se adelantaron los locales: saque en corto de un tiro libre en campo rival, a la altura del centro del campo, a Arambarri que, con un envio preciso, dejó solo a Mathías Olivera y un pase por detrás de la defensa encontró a Deyverson en una situación propicia para hacer el primer gol del partido. Ahí el partido se calentó, pues el delantero brasileño celebró el gol señalándose el muslo en una zona cercana a la de los aficionados visitantes. Un lanzamiento de un mechero por parte de uno de los espectadores neerlandeses hizo que el ‘14’ getafense tuviese que ser atendido.  

De hecho, el Getafe ha sido el único equipo esta temporada contra el que el Ajax no ha logrado rematar en la primera parte teniendo en cuenta todas las competiciones. Un mérito increíble de los discípulos de Bordalás.

La segunda mitad empezó bronca. Los dos equipos salieron revolucionados del vestuario y se notó en varios choques. Las recuperaciones en campo rival le dieron mucho al cuadro azulón a lo largo de todo el partido. Cucurella estuvo muy atento, también en la segunda mitad, y generó ocasiones de esa forma, permitiendo a los suyos asentarse en terreno de juego ajeno. Fue el mejor de su equipo con una enorme capacidad para mantenerse durante todo el encuentro en movimiento, corriendo y superando a su par. El Ajax merodeó el área azulona antes del final del encuentro, pero fue incapaz de probar a David Soria: se marcó del Coliseum Alfonso Pérez sin ningún remate.

El final fue de película. Con un Ajax desesperado y desnortado, que buscaba con ahínco no irse de vacío de Getafe, Kenedy recuperó una pelota en campo propio, recorrió todo el terreno de juego y finalizó un gran contragolpe con un remate mordido, pero que sirvió para superar a Varela. El 2-0 llevó al delirio del banquillo del Getafe y también de una afición que sigue soñando con la ruta europea de su club.

El Ajax fue incapaz de coger ritmo con el balón. El Getafe, con su intensidad habitual, cortó los circuitos neerlandeses y forzó muchos errores de los visitantes. Maksimovic, que adelantaba su posición para molestar a Lisandro Martínez y van de Beek, hizo un enorme esfuerzo para entorpecer la salida de balón rival. A su vez, el doble lateral de Bordalás no dejó actuar a ni a Dest ni a Tagliafico en zonas ofensivas. De hecho, dos de los valuartes ofensivos del Ajax, Ziyech y Tadic, no consiguieron mostrar su nivel habitual en el Coliseum.

La vuelta, que se disputará el 27 de febrero en el Johan Cruyff Arena, ha adquirido tintes históricos para el Getafe. La posibilidad de pasar a los octavos de final está ahí y, además, la rivalidad adquirida en este encuentro de ida promete dejar unos noventa minutos de emociones fuertes en Ámsterdam.


source: SportMob
Noticias relacionadas