logo

Siempre ganan los ricos

Thu 20 February 2020 | 13:54

El fichaje de Braithwaite por el Barcelona entra dentro de los parámetros de una legalidad que favorece a los más poderosos.

Hay pocos proyectos en Primera División más orgánicos y admirables que el del Leganés, un club que históricamente ha vivido entre Segunda y Segunda B y que ha alcanzado la élite del fútbol español sin tener grandes fortunas detrás, a copia de trabajo y fútbol. E intenta mantenerse, esta temporada con más dificultades de las previstas, a partir de los mismos ingredientes. 

Es por ello que perder a Martin Braithwaite con el mercado cerrado supone un "perjuicio grave" a una entidad que, por otra parte, descartó reemplazar a Yousef En-Nesyri cuando fue traspasado en el mercado de invierno. Sus motivos tendría, igual que el club catalán, que a su vez renunció a sustituir a Luis Suárez a pesar de su lesión en la rodilla.

Sin embargo, tanto en el fútbol como fuera de él la ley protege a los poderosos. El Barcelona está en su derecho a fichar en la misma medida que las autoridades se lo permitan, como ha sucedido, pero al Leganés, en cambio, no le han autorizado lo cual genera un agravio muy importante no solo al equipo madrileño sino que también adultera la lucha por la permanencia.

Así que por mucho que apelen a una ley que por otra parte sólo existe en España, lo que ha hecho el club catalán es por lo menos éticamente discutible y da una buena medida de cómo los valores pasan a un segundo plano cuando también hay intereses de por medio.


source: SportMob